2/5/12

Ella, la puta

En diez minutos te ponés al día, lee primero: 


 

7- ¡¡Puta. Naciste puta y vas a morir puta!!-. Mariana siempre recordaba las últimas palabras que le dijo su padre cuando a los 18 se fue de casa. Renunció a su estado con un aborto y deambuló sufriendo. Hambre y culpa.  Hoy a los 30 gozaba con la imagen que le devolvía el espejo. Se veía cada día más linda. -Y más puta- pensó. Su padre era un visionario al fin. Colocada entre las acompañantes de gente poderosa había logrado escalar posiciones y juntar buen dinero. El suficiente para ir pensando en su libertad. Esa libertad era lo único que tenía a mano cuando el asco la paralizaba. No le era fiel a nada que no fuera eso. Mariana estaba en estos pensamientos cuando una llamada telefónica la sorprendió. Luego de unos minutos de charla y unas cuantas anotaciones, colgó el teléfono y sonrió. Algo diferente. Le pagaban 30.000 dólares por tres trabajos con diferentes personas, sin sexo y sin preguntas. 

8-Por fin la noche del primer encargo había llegado. Se vistió, eligiendo cuidadosamente cada prenda. Lo más sensual posible porque a pesar de estar advertida de que el trabajo no incluía sexo no vendría mal algún extra.
Casi de noche tomó un taxi hasta la dirección que había apuntado. Una mansión le hizo brillar los ojos de ambición. Fue conducida a un salón en el primer piso con un balcón a los amplios jardines. Mientras esperaba se dedicó a curiosear la inmensa cantidad de objetos de arte que se desparramaban por doquier. -Una fortuna- pensó. Un hombre de unos 45 años se le acercó y le dio  la mano sin firmeza. El plan con sexo incluído se frustró al instante. Por su experiencia reconoció en el hombre su homosexualidad y su represión
La acompañó hasta la ventana que daba al balcón y de un mueble extrajo un maletín. Sin pronunciar palabra le entregó el maletín y desapareció por una puerta lateral. La acompañaron a la salida mientras maldecía por lo bajo. Un taxi la estaba esperando. Cuando llegó a su casa estaba más tranquila ya que al menos el encargo pudo hacerse sin contratiempos. Un plan con hidromasaje y masturbación incluída la calmaría del todo. Se dio cuenta de que no podía quitar los ojos del maletín.

9-Se durmió. Cada golpe la hacía más fuerte y lo devolvía solo con una mirada penetrante. Esto realimentaba a su padre que la volvía a golpear con más fuerza. No era un sueño. Era, en una pesadilla eterna, su pasado. El ruido del teléfono la despertó. Era muy temprano en la mañana. Una voz nerviosa le ordenó esperar unos días antes del próximo trabajo, que por el momento retuviera el maletín, que no frecuentara ningún lugar de los acostumbrados y sobre todo que viera las noticias. Cuando prendió el televisor se quedó inmóvil. El cadáver del puto tirado sobre el jardín. No lo podía creer. Subió el volumen y siguió escuchando atentamente. Un taxista y el secretario del dueño de casa hablaban de una mujer. Una mujer rubia, de ojos celestes y un lunar en la mejilla. Muy alta y atractiva. La peluca, los lentes de contacto, el maquillaje y un par de zapatos de taco muy alto no estuvieron demás, pensó. Se preparó el desayuno mientras repasaba mentalmente los hechos de la noche anterior. No tocó nada, se bajó del taxi en un barrio y tomó otro, ya sin la peluca. Podría respirar tranquila por el momento, lo que no podía era dejar de pensar en el muerto que el destino le tiró encima y en el contenido del maletín. Pasó unos días de mal humor por la inactividad pero el llamado encomendándole la segunda parte del trabajo le elevó el ánimo y la adrenalina. Un departamento en los suburbios......otro hombre....... otro maletín.

10-Otra vez se encontró disfrutando frente al espejo en la ceremonia de vestirse. Hoy, además del segundo maletín, la posibilidad de un encuentro sexual ocupaba su cabeza. Las precauciones, dadas las circunstancias, fueron mayores. Tocó el timbre del segundo piso, subió por el ascensor y entró al departamento cuya puerta estaba entreabierta. Una escena patética le arrancó de un plumazo las ilusiones. Un gordo voluminoso y repugnante, totalmente desnudo, cubría su entrepierna con un maletín. Esta vez el asco pudo más y manifestó su apuro por retirarse con  la prenda íntima. El gordo no tenía las mismas intenciones y comenzó a ponerse pesado. Con una mano sostenía el maletín y torpemente la acosaba con la otra recorriendo su cuerpo y empujándola hacia la habitación. Experimentada en estas cuestiones lo dejó hacer mientras pensaba la forma en que se desharía de semejante mole sudorosa. En un descuido del gordo le arrebató el maletín y con él le golpeó fuertemente la cabeza. Aturdido, se desplomó en la cama y en segundos ella esposó sus manos a la cabecera. Esta situación provocó en él una excitación con erección incluída. Mariana buscó algo para amordazarlo, tomó el maletín y se fue velozmente del lugar luego de borrar alguna huella. Cuando salió al pasillo tuvo una rara sensación como si otra presencia ocupara la escena. Subió al ascensor y volvió  a su casa. Necesitó algunas horas para reponerse del asco durante las cuales volvió a sentirse inquieta por esa sensación de ser observada en aquel pasillo. Los dos maletines sobre su cama  la volvieron a la realidad.

11-No hubo pesadilla violenta. No la hubo simplemente porque no pudo dormir. El encargo se le estaba haciendo complicado y tenía la intuición de que algo iba a salir mal. Mariana siempre fue perceptiva y ese conocimiento la hacía aún más pesimista. Desnuda sobre la cama pasando crema por su cuerpo fue dejando la noche atrás. Se preparó un café y tuvo el impulso de mirar las noticias. Mala idea. Los noticieros se regodeaban con la muerte del empresario. El gordo fue asesinado de dos tiros. Asesinado desnudo, esposado a la cama y amordazado. Tal cual ella lo había dejado. La sensación de otra presencia en el palier le volvió de forma inmediata y no la abandonó. El llamado telefónico pidiendo explicaciones no se hizo esperar. Contaba con la confianza de sus mandantes que se tranquilizaron con la noticia de que los dos maletines estaban seguros. Caminaba en círculos por el estrecho departamento que alquilaba pensando en esta muestra de independencia del destino. Dos maletines, dos asesinatos casi en su presencia. Indudablemente algo no cerraba para ser casualidad. Desesperada recurrió a la cocaína, otras veces le había servido. Pasaron algunos días lentos, angustiantes, pesados. La orden del tercer encargo llegó. Esta vez pintaba mejor, un encuentro en un descampado. Más fácil, pensó.

12-Con un coche prestado salió de la ciudad en la búsqueda del descampado. Una mezcla de nervios y ansiedad se apoderó de ella. Trató de relajarse pensando en el dinero prometido y en que era el último encargo, pero sus pensamientos llegaron a los dos cadáveres y la tensión volvió. Al llegar al sitio comprobó la presencia de un auto importado y nada más. Vamos bien, pensó. Estacionó el auto al lado, se miró en el espejo como siempre y salió. Dentro del otro un hombre bastante mayor y de modales suaves le indicó que entrara y cerrara la puerta. Sacó de un bolsillo un grueso fajo de dólares y le preguntó si quería hacerle una mamada. Mariana sonrió. Al fin un poco de acción luego de tantos contratiempos. Aceptó pero pidió que le exhibiera el maletín, lo que el hombre hizo con rapidez. Comenzó acariciándole  la zona. Era una experta. El hombre se desabotonó la camisa lentamente y dejó a la vista un inmenso crucifijo. Esto la puso un tanto incómoda pero continuó con su tarea que por cierto iba a ser bien paga. Fue poco a poco logrando que se hinchara de placer cuando súbitamente la puerta del coche fue abierta. Un hombre alto con el rostro tapado y un arma  apareció ante sus ojos. Durante unos segundos que parecieron eternos ninguno atinó a nada. Temiendo lo peor Mariana le entregó el maletín. El encapuchado lo tomó con un  movimiento que a ella le pareció de sorpresa, a continuación disparó dos veces y huyó corriendo. Mariana gritó inútilmente. Comprobó que el hombre estaba muerto. Tenía manchas de sangre por todo su vestido. Tuvo ganas de vomitar pero se contuvo. Limpió lo que pudo antes de subirse a su auto y salir  sin rumbo. Pudo cambiarse en una estación de servicio sin parar de temblar. Siempre llevaba un jean y una blusa por las dudas. La cabeza le estallaba. Cuando llegó a su casa pudo vomitar. Tomó un par de pastillas. Todo se había ido al carajo. Unas horas después, un poco más tranquila, se decidió. Abrió los maletines y comprobó que estaban repletos de dinero. -Hora de tomarse unas vacaciones- pensó.


En unos días seguimos...

38 comentarios:

  1. Bueno, voy a romper el hielo con los comentarios.

    ¡¡¡Me encanta la historia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mí también me encanta la historia, pero lo que mas me gusta es el poder de síntesis

      son pequeños micros que dicen muchísimo y abren puertas donde uno pone el condimento deseado

      ahora le digo algo, debo ser yo que tengo demasiado CSI en mis retinas pero la flaca esa no pasa un examen de ADN en cada sitio; en fin, yasé, toy hablando boludeces

      besos!!

      Eliminar
    2. ¿Acá en nuestro país? Si bien no está situada en geográficamente la historia ocurre acá...pero no nos adelantemos. Un beso Laura!

      Eliminar
  2. No, no, yo ya leí bien "Él, el asesino".
    Hoy no voy a compararte con ningún Mankell de morondanga, principalmente por eso de que las comparaciones son odiosas.
    En mi interior, muy dentro de mí, me gustaría un laburo así, después de todo, me bancaría perfectamente las ganas de vomitar. Y no estoy muy lejos de haber recibido palabras así de mi viejo cuando me fui de Brasil...
    En fin, me fui por las ramas, veremos que se viene.
    Un abrazo.

    PD: ¿Y el libro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero nos debés una historia Humberto! Una íntima confesión! Abrazo!

      Eliminar
  3. Uyyyy se pone linda la cosa! Y si se viene el guión para Hollywood? Por qué no?
    Te confieso que me mata no tener la historia completa... Soy de las chicas que les gusta tener el poder, vió? Jajajaa!!!!
    Besos pa´la familia cuerva!
    P/D: Bravo por hoy! Entre vos y Ato me están matando de los nervios!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No seas ansiosa....un poco de paciencia....y asi puedo estirar estos tiempos de pocas musas. jajaja. Un beso.

      Eliminar
  4. Me muero tu bebé! Dani! Felicitaciones! Hace mil que no pasaba -pido disculpas- tengo al blog, y a los amigos blogueros abandonados en general! Ahhh que lindo es Ramiro! Te felicito nuevamente!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pipis! Es así a veces no alcanza el tiempo para todo. Vamos y venimos. Un beso!

      Eliminar
  5. Buenisima la historia, me gusta esta seguidilla. Abrazo Dany.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Quedan un par más de entradas y luego me dedico a comentar sobre repostería! Un abrazo!

      Eliminar
  6. Pero qué tal. Pensé primero en las vacaciones. Claro, el pudor parece no ser uno de sus atributos, menos la vergüenza. Yo pensaba que había droga en las maletas pero era dinero. Cuando hay ese elemento la pregunta que salta es: ¿para qué transacción?

    ¡Me faltó cobija para meterme en ella y leer esto!

    Muy chévere, muy, muy.

    ¡Saludos pues!

    F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se porque....pero me encantó que me digas que fue "muy chévere"......Gracias!

      Eliminar
  7. Me ha encantado ver el otro lado del espejo Dany espero con apetito la siguiente entrega

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hay más espejos....algo más laterales.....pero espejos.....al fin.
      Espero no defraudar el apetito. Un beso!

      Eliminar
  8. Para no adelantarme a nada, te voy a hacer una pregunta: ¿Por qué Mariana? Es un nombre casi virginal para una puta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si...no te adelantés. En realidad....los que estudiamos en colegios religiosos no abandonamos asi por que si algunas costumbres....jajajaj

      Eliminar
  9. supongo que de alguna modo olvidamos que en la vida las casualidades no existen... quiero ver si terminamos sabiendo la "causalidad" de la coincidencia...
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La causalidad....buen punto Quimeras....me parece que hay veces que dos seres humanos
      se tienen que conectar si o si. Un beso!

      Eliminar
  10. El destino a veces se regodea con la intersección azarosa de dos vidas que de tan bajo que han caìdo, ya han rebotado en el fondo... Y de esa unión, sale lo mejor (o lo peor) del ser humano.
    Y qué bueno que estés vos Dany para relatarnoslo!!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me gustó Intendente. Está bien cerca de lo que quiero mostrar. Buen aporte!
      Abrazo!

      Eliminar
  11. Hasta acá recordé todo, lo que no recuerdo es el final, es feliz????


    Un beso Dany

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajja.......¿en serio no te acordás.....?

      Hay finales para todos los gustos jaja.

      Un beso!

      Eliminar
  12. Muy buena! Muy buen manejo del suspenso. Muy buen gancho para el lector. Ahora, no sé si soy yo que estoy cada vez peor, pero las letras blancas sobre fondo negro vibran demasiado y me complica la lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es un poco molesto, es cierto lo de la letra. También agreguemos la posibilidad de un monitor que se está por jubilar.....o la idea de mejores o nuevos anteojos...jaja
      Un beso y gracias por pasar.

      Eliminar
  13. Justo cuando estaba de lo más enganchada,se me vinieron encima los puntos suspensivos!!!!!

    P.D.:¡¡No me digas que con tanta guita ambos dos a cuestas la vas a rematar con un 2 x 1 vacacional!!!
    jajajajajaajajajaj

    BESOS INTRIGADOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta que se acabe la tarasca.......joda joda.
      Un beso!

      Eliminar
  14. Ahhhhhhhhh joderrrr!!! como que continuará??? como bajo de la araña ahora? bue ...

    Lo que no sé es como aguantó la señorita para no investigar los dos primeros maletines ... . Igual, yo a la primera muerte ya largaba el primer maletín desde el primer puente y huía. Sangre fría tiene la fulana esta ...

    Bueno apuresé ahora, que quiero saber que pasa
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya vaaaaaa. Ya vaaaa.......domingo o lunes aparece la tercera ( y anteúltima entrega).
      Sucede que la estoy corrigiendo tanto......

      Un beso!

      Eliminar
  15. Que bueno, que bueno...!!!
    leí los dos post de un tirón, quiero más...
    Me gusatron las visiones distintas del mismo hecho, recordé una película de Arturo Ripstein, "La Mujer del Puerto", donde una historia se armaba al final, luego ser contada desde cada personaje.
    besos

    ella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me imagino que vos lees mientras él hace todo tipo de cálculos por el promedio de San Lorenzo jaja.

      Eliminar
  16. Super mercantilista mi comentario, o como quieran llamarlo, pero qué buena guita dejan los asesinatos! Pocos días, poco laburo, un montón de guita hasta para irse de vacaciones, si no fuera que ando buscando un trabajo donde tenga una buena oficina en lugar de andar por la calle, me tentaría y todo, ando necesitando vacaciones, y con laburos más tradicionales deberé esperar como siete meses para lograrlo!
    Todo esto para decir que menos mal que lo leí tarde, así no falta tanto para el proximo!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veamos si las vacaciones son un placer o una pesadilla....en breve! Pero falta un personaje....aún.

      Un beso.

      Eliminar
  17. Qué bueno!!
    ambos se encuentran en el mismo lugar de vacaciones?
    Julian y Mariana?

    está genial.

    :))

    ResponderEliminar
  18. ¡Muy bueno! El relato es atrapante.
    Esta noche sigo, ahora debo lavarme los dientes y salir a trabajar.
    Me han hecho un encargo. Por las dudas, me voy a pegar una enjuagada.

    ResponderEliminar
  19. Jajaja. Qué gracia que me causa leerte hablar sobre Germán P. No, no vale una calaverita de ex-llavero ni muñeca vacía de reloj. Jajaja.
    Abrazo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  20. Genial la historia hasta el momento, me queda el capítulo siguiente, ahí voy.

    No se si te lo comentaron pero la redacción es, a mi entender, excelente. Redacción que mejora con la generación de multinotas jajaja.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Comenten ahora o callen para siempre